El gimnasio es tu templo (VI): los monitores que se aprenden tu nombre

Publicado: 7 diciembre, 2009 en El gimnasio es tu templo (aventuras en el mercado de la carne sudorosa)


Doy fe de que una de las peores cosas que te pueden pasar en el gimnasio es que un monitor se aprenda tu nombre. ¿Por qué digo esto? Porque a partir de ese momento nunca, y quiero subrayar esto, NUNCA, podrás escaquearte de sus clases.
– “Hey, Pepa, ¿vas a venir hoy a hacer abdominales?”
– “Estoooo… es que ya hice ayer”
– “Ya, mujer, pero abdominales hay que hacer todos los días”.
Sí, bueno, ya sé que hay cosas que deberían hacerse todos los días, pero hay que conformarse con lo que hay, ché… Y si se puede vivir sin eso, imagínate sin hacer abdominales…

El caso es que un día, sin saber cómo, habrás llegado al punto en que te escondes tras las máquinas para no tener que cruzarte con el monitor en cuestión, y es una situación cuanto menos ridícula. Pero la supervivencia de tus muslos bien lo vale.

El acecho de esta peligrosa especie de monitor absorbente llegará a su punto álgido cuando estés en esa tarde tontorrona en la que sólo quieres estar de charreta con alguien mientras pedaleas grácilmente como Pancho, Bea y el Piraña en las cómodas bicicletas acolchaditas de la sala general. En ese momento, se manifestará el monitor desde su microcosmos de las carnes firmes y te chantajeará emocionalmente para que cambies tu bicicleta con cestita por la máquina de matar piernas a la que algunos denominan “bicicleta de spinning”. Tú, como tontica inconsciente, acabarás bajando a la sala de tortura por no dejar al muchach@ con la clase vacía, y ¿cómo te lo pagará? Ordenándote con su más cruel cara de guasa y sin ningún atisbo del más mínimo aprecio que subas dos puntos más la intensidad de tu bici.
– “Venga, campeona, como si estuvieras subiendo la Carrasqueta!!”
¿¿¿La Carrasqueta??? Pero si a Jesús Calleja me lo he dejado 200 metros más abajo! ¡¡¡¡Esto es el Himalaya, desgraciao!!!!.

Y cuando por fin se acaba ese suplicio de clase, y logras borrar el insistente pensamiento de “y encima estás pagando por esto, lissssta”, va el tío y te dice: “ale, reina, mañana a las ocho nos vemos en bodypump!!” y tú asientes con tu sonrisa más hipócrita y piensas: “si, en bodypó… me vas a ver tú a mí mañana…”.

Anuncios
comentarios
  1. Angelillo dice:

    Jajaja. El gimnasio de mi barrio se llama "Soldiers of Gym", deben ser de la misma cadena de gimnasios que el tuyo.Te veo yendo con peluca y gafas de sol, y diciendo "no, sorry, you me confounde, me no ser Lorena, me no entenderrrr, yo solo venirrrr hacer bicicleta con cestita".El click lleva una ametralladora, ¿no?

  2. Ana R. dice:

    ¡Ay bonica! En el gimnasio es fácil entrar, pero muy difícil salir… XDD Un beso

  3. Jesús dice:

    Los monitores siempre tienen un punto sádico: ¡Sufre, suda, hasta que te duela, más…! Igual se apiadan de ti durante las Navidades… pero después será terrible.

  4. MªJosé dice:

    Aún me acuerdo la primera vez que pisé un gimnasio. Si por la tarde te persiguen los monitores, no quieras experimentarlo por la mañana, cuando sólo están los cachas, las marujas y tú. Yo puedo decir lo de "el monitor me persiguió", y a diferencia de ti, el mio aun me está esperando a que vuelva del aseo. Si tras 30min de bici, 30 de cinta me dice que tengo que hacer unas cuantas series de abdominales, yo lo siento pero me incitó a desaparecer e irme dar paseos por el casa, que muchas veces es mas gratificante. Un besazo.

  5. Anonymous dice:

    Jajajaja me he partido de risa, me ha gustado la entrada es la primera vez que te leo.En mi gimnasio hay uno que está al acecho para ver si haces algo mal..aprobechar y zas! ya lo tienes ahi con la pelota y no sé cuantas cosas para enseñarte , que se agradece pero como bien dices hay veces que quieres ir a tu bola…

  6. alcorze dice:

    Estoy pensando seriamente en apuntarme a un gimnasio así que voy a tomar nota de tu entrada como un buen consejo. Hay que ser invisible a los ojos del monitor y nunca, nunca decir tu nombre ;DBuen blog!!!

  7. Lorena dice:

    – Angelillo: ¿¿¿"Soldiers of Gym"??? Madre mía, eso ya debe de ser pa morirse… Respecto a lo de disfrazarme, no lo descarto, todo se andará ;-)- Rosanna: Creo que ya no salgo ni con vaselina…- Jesús: No quiero ni imaginarlo. Un día al acabar una clase se me ocurrió decir "venga, que nos hemos ganado un Gofre", y no te puedes imaginar la mirada que me echaron…- Mª José: Y ahora que han quitado el Casa, ¿qué va a ser de tu vida? Si vas a venir por el gimnasio avísame, no sea que me des un susto.- Anónimo: ¿Por qué tanto empeño en enseñarnos a hacer cosas con aros, pelotas…? ¿Se creen que somos focas de circo? Gracias por leer, espero que no sea la última vez :-)- Alcorze: Te recomiendo el mp3, o hacer como que hablas con el móvil, nunca falla :-DUn abrazo!!

  8. Como siempre una gran entrega del "estudio sicológico" (que diría la Milá) sobre el apasionante mundo de los GYM. En mi caso nunca he durado lo suficiente como para que se aprendieran mi nombre y el que se lo aprendía lo decía mal. Excepto Gabriel me han llamado de todo: Grabiel, Javier, Graby, Daniel, Grabierrrr, eres guapillo pero no estas tan cachas ni lo vas a estar nunca como el resto de los maromos del GYM así que no te vas a comer ni un colín (eso lo he sacado de la expresión de las caras de alguna chica), tú!! el que no habla con nadie, odia la música que pongo y tarda en pagarme las cuotas,etc… Solución: aprender lo básico, montarse un Gym en casa (vamos un par de mancuernas) y salir a hacer footing…

  9. elopositor dice:

    Ey chiquilla, no sabía que siguieses mis pasos. Veo que aquí también se juega fuerte, me pasaré por estas tierras a ver qué se cuece.Muakis.

  10. Con lo divertido que es hacer deporte, no se como hay gente que se apunta a un gimnasio.saludos.josecarlos.

  11. Lorena dice:

    – Gaby: Da igual lo que piensen, a mí también me han llamado de todo, pero no ofende quien quiere, sino quien puede, así que ánimo con tu footing, jejee…- Opositor: Sí, se juega fuerte, oh yeah… Muakis también pa ti, salao!- Jose: Hay quien tiene la teoría de que para ligar, aunque nunca llegaré a entenderlo (con semejantes pintas… puagggh!) Ir al gimnasio también puede tener su punto, no te creas… Un abrazo, y gracias!!

  12. veronica dice:

    jaajja me ha encantado lorena. Ahora, me ha quedado mas claro que nunca, no me aupuntare al gimnasio, a no ser que lo necesite desesperadamente!
    un besote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s