Cuatro-ojos

Publicado: 2 septiembre, 2010 en Mi vida sin mí (la cruda realidad en primera persona)

Ilustración de Roger Ycaza

Abro de nuevo los ojos. Después de tantas horas frente al ordenador se me resecan bastante, tanto que al mirar por el ventanal, a través de la veneciana color crema, las palmeras del parking se me van perfilando con puntitos amarillos. Dejo por unos segundos el ratón, sumida en esa lluvia de estrellitas que me advierte que, tarde o temprano, tendré que volver a llevar gafas. De nuevo una cuatro-ojos. Sólo que ahora peso bastante menos, y no dejo que me insulten con tanta facilidad. Por eso soy la única que se queda en la oficina hasta estas horas, haciendo trabajo que no me corresponde y que nadie tendrá en cuenta. Y del que, en todo caso, otro se llevará el mérito.

Para que luego digan que los niños son crueles…

Anuncios
comentarios
  1. Angelillo dice:

    Lentillas!!!
    Yo soy más feliz desde que las uso.
    También paso horas y horas delante de un ordenador dejándome la vista con los numeritos haciendo un trabajo que muchas veces me pregunto ¿esto vale para algo?

    Y si no, las gafas tampoco quedan tan mal 😀

  2. peregrino dice:

    PA PRINGAO… YO. Porque por falta de trabajo yo me estoy dejando los ojos jugando al Mahjong. horas y horas y horas… NO SOMOS “NAIDE”

  3. German dice:

    Aunque sea una recompensa patética y poco lucrativa piensa que todo ese esfuerzo y todo es curro que haces tu, quizás es porque eres la única capaz de hacerlo, por que eres la única que realmente tiene valor en esa oficina. Y si no… que coño… ya tiene material para echarselo en cara a la gente si se les ocurre reprocharte algo.

    De lo de las gafas, no te preocupes. Hay gente, como yo que, con o sin gafas, siempre seran bufones y otros, como tu, que con o sin gafas siempre seran princesas. El habito no hace el monje lorena, y tu tienes una belleza natural que puede con todo :). UN besazo!!!!

    P.D. Muchas gracias por los comentarios en mi blog!!!

  4. Asterisco dice:

    Percibo pesadumbre en tu verbo, y no me gusta nada.
    Y como mandar ánimos sé que no sirve de mucho te voy a dar un consejo mejor:
    tomate un coctel de m-ojete acompañado de un melasuda 500mg, y brinda con tu jefe al son de “veste a la mieeeeeeerda!”.
    Fijo que funciona 😉

  5. […] sensible a los prejuicios. No sé si será por haberlos vivido en mis propias carnes como “gafotas 4 ojos” que fui, o porque con esto de mi recién estrenada “afición” (me estoy sacando […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s