Im-Perfecta

Apoyo más un pie que otro. Mi madre se dio cuenta cuando yo era una adolescente, y enseguida me llevó al médico. “Escoliosis, señora, hay que tratarla”. Meses de rehabilitación, plantillas, y un dolor crónico en la espalda que me acompañaría para siempre. El tratamiento no sirvió de mucho, pero me gustaba salir una hora antes del colegio…

No era la primera vez que nos decían algo así. Años antes, ya había escuchado el “Gafas, señora”, que me regaló mis maravillosas gafas de un dedo de grosor. Gafas de abuela, que con el tiempo otro médico calificó como “absolutamente excesivas e innecesarias”. A buenas horas, mangas verdes.

A ello siguió el “Aparato para los dientes, señora”, y una ortodoncia más larga que la cola del pan un domingo. Para años después, ya adulta, escuchar a la dentista decirme “No tiene arreglo, lo siento. Pero tu sonrisa es preciosa, así que no te preocupes”. Ya, claro, habérselo explicado tú a los abusicas del colegio…

La lista de mis defectos de fábrica es interminable. Uno tras otro han ido haciendo mella en mí, he tenido que aprender a aceptarme y a aceptarlos, y hacerme a la idea de que me iban a acompañar, me gustara o no.

Aun así, lucho cada día por que mis imperfecciones no me afecten, y porque el “Cáncer, señora” sea también sólo algo temporal, una nube que flota sobre mí pero que pronto se desvanecerá. Como las gafas, como el aparato, como las plantillas especiales.

No tengo ganas de asumir más imperfecciones. Así que el médico que diga lo que quiera, pero yo sé que esta vez no tiene razón…

Anuncios
comentarios
  1. Lorena dice:

    Cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia. Aunque en mi vida nunca tuve muy claro dónde empieza la realidad, y dónde la ficción…

  2. Asterisco dice:

    Si las personas se valoraran por sus defectos físicos o de salud habría mucho indeseable. Sin embargo, yo me siento extrañamente atraída hacia todos los defectos…¿será porque yo he padecido más de la mitad de ellos? XD

  3. Sam dice:

    Curioso, yo también tuve escoliosis. Y mi padre me obligó a llevar un cordón en las gafas para que no se me cayeran al suelo. Un milagro que no haya acabado como el Kevin Spacey de Seven 🙂

    • Lorena dice:

      Por debajo de mi ventana está justo ahora pasando el afilador, haciendo propuestas del tipo “afilamos sus cuchillos, machetes y hachas”. ¡¿”Hachas”!? Así, en plural… Luego claro, tiene uno el día tonto y pasa lo que pasa… 😛

  4. Sofi dice:

    Eso que critican en ti y que llaman defecto es lo que te hace única… Eres y serás siempre perfecta para los que te queremos 🙂

  5. Emilio dice:

    Espero que haya más ficción que realidad en la última parte 😛 Una vez, en el médico, me dijeron que la escoliosis es ya prácticamente lo normal en casi todo el mundo, que la especie no estaba del todo hecha a caminar de pie y la espalda y el estilo de vida bípedo tenía estas cosas. De lo de ser miope, sangrar por la nariz, tener acné y los dientes torcidos no me dijeron nada tan reconfortante.

  6. MJ dice:

    Las imperfecciones son la salsa de la vida, y tu como buena cocinera sabes sacarles el mejor de los partidos para hacer una gran receta en ti misma. Un besote MJ 🙂

  7. Vizcable dice:

    Toda la vida seras nuestra primogénita favorita. Con todo lo que te acompaña y alguna vez te acompleja. nuestro faro que ilumina el mar de nuestra vida. Siempre a tu lado. Eres fuerte y nos tienes a los tres siempre dispuestos. Te queremos……………

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s